El observador que somos

31 de marzo, 2017

El observador que somos

Más que saber el nombre, el cargo o las funciones que realiza tu colaborador, ¿sabes realmente quién es la persona que está detrás de todo eso?

Muchas veces olvidamos que detrás de ese gerente, administradora, ejecutivo o coordinadora hay un ser humano que tiene una personalidad definida, familia, pasatiempos y muchas historias qué contar. Una buena manera de construir una cultura organizacional fuerte es animando a tu gente a conocerse y lo ideal sería que todos comiencen a verse más como personas que como colegas.

Es muy probable que notes que cada uno de tus colaboradores tiene una personalidad distinta. Quizá porque en más de una ocasión te ha tocado ver sus comportamientos o reacciones. Pero, ¿te has preguntado cómo puedes mejorarla en beneficio de tu organización?

La verdad es que es muy, muy difícil cambiar los rasgos que hacen a un individuo único, especialmente porque el carácter, el temperamento y la inteligencia son los factores que determinan la personalidad y que constituyen al ser integral, pero con inteligencia, voluntad y con ayuda de los demás es posible modificar la manera en que actuamos.

Otra forma de crear engagement en tus colaboradores es conociéndolos y esta lista puede ayudarte a identificar una parte muy importante de ellos: su tipo de temperamento.

  • Sanguíneo: El extrovertido

    Disfruta los cambios de ambiente y estar rodeado de personas. Se caracteriza por su alegría y gran capacidad para comunicarse, aunque a la hora de tomar decisiones le ganan las emociones.

  • Flemático: El introvertido

    Pasa con tranquilidad sin involucrarse demasiado en las actividades laborales y tiene poca flexibilidad ante los cambios. Por lo general no busca ser líder pero tiene la capacidad para serlo.

  • Melancólico: El perfeccionista

    Puede ser tan extrovertido como introvertido. Es muy leal y busca la perfección, tanto que puede llegar a ser demasiado quisquilloso al considerar todos los pros y contras en cualquier tipo de situación.

  • Colérico: El dinámico

    Toma decisiones rápidamente y sabe cómo organizar su trabajo de manera autosuficiente. Se fija metas y objetivos, pero se frustra cuando no logra superar los obstáculos en el camino.

Sin duda, detectar las fortalezas y las oportunidades de mejora en las personalidades de tus colaboradores puede ayudarte a crear equipos de trabajo más humanos y fortalecidos. Gran parte de nuestro objetivo en Ignixon es mejorar el engagement de tu gente y en el programa Ignite Your Culture podrás aprender cómo lograrlo.

¿Te ha pasado que muchas veces de un mismo fenómeno o situación hay un sin fin de opiniones o interpretaciones? Te pongo un ejemplo. Hablemos del matrimonio. Imagina que hablando del matrimonio, le pregunto a un/a recién casado, qué significa para él/ella el matrimonio. Seguramente, y espero que así sea, me dirá que es lo mejor que hay en el mundo, que es como una luna de miel constante. Puedo hacer esa misma pregunta quizás a alguien que lleve 10 años y quizás me diga que es muy padre, pero que quizás le hubiera gustado tener más tiempo para hacer su vida o viajar, etc. O imagina que le pregunto a un/a recién divorciado/a. Seguro me dirá que el matrimonio es un infierno y que no me lo recomienda para nada.

Este “fenómeno” sucede porque cada uno de nosotros somos un observador diferente del mundo. Y ese observador está dado, entre muchas otras situaciones, por: diferentes experiencias que nos han ido marcando.

Hemos vivido en diferentes contextos históricos, sociales, económicos y emocionales que nos llevan a ser quien somos. No hay en el mundo un solo observador igual. Es por esto que los Mexicanos vemos el mundo diferente que los Alemanes o que los Japoneses o Chinos. Nuestros amigos musulmanes ven el mundo diferente a los católicos o protestantes y lo mismo sucede con las personas de diferentes razas o diferentes preferencias sexuales. Cada quien representa a un observador de su mundo.  

Dicho esto, les quiero compartir uno de los aprendizajes más bellos y profundos que me ha dejado el mundo del coaching y este es, el validar y respetar a cada persona que uno va conociendo en el camino, entendiendo que cada persona en nuestras vidas representa un observador diferente al mío y entender que cada quien tiene una belleza interna por ser descubierta. Tener esto en mente, me ayuda a ser abierto y tolerante con las personas que piensan diferente a mi pues quizás vengan de culturas, contextos o situaciones diferentes a las mías.

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste en no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”  - Marcel Proust

Esta frase me encanta porque es maravilloso cuando nos atrevemos a mirar el mundo o las situaciones con nuevos ojos, con un nuevo observador.

En Ignixon cada programa que desarrollamos busca enriquecer a cada observador y darle diferentes y nuevas formas de ver el mundo a través de conocimiento de alto impacto, un “network” poderoso de diferentes observadores y una experiencia que cambiará tu vida.

Te invito a visitar nuesto sitio www.ignixon.com, a leer este y todos nuestros blogs que publicamos esperando sean de tu agrado y a darle “like” a nuestra página en Facebook.

Gracias por leernos

Alejandro De Santiago Lavalle